¿Qué es el análisis de la cultura?

sociedades-educadas-y-confiables

Analizar la cultura es analizar a la humanidad de manera profunda y representa un arduo trabajo, ya que la disección no debe quedarse en lo superficial de la interacción humana, si no que debe profundizar hasta los mismos cimientos simbólicos y significativos que le dan forma a nuestras estructuras de pensamiento. Analizar la cultura es, en pocas palabras, analizar la conducta del ser humano.

En muchas ocasiones hemos escuchado hablar de la cultura, pero en muy pocas ocasiones comprendemos realmente lo que este complejo concepto quiere decir. Esto no se debe a nuestras limitadas mentes humanas, sino más bien a los profundos alcances que esta abstracción puede llegar a tener.  De manera coloquial la cultura normalmente es confundida con las bellas artes, es decir que cuando alguien habla de cultura, normalmente se está refiriendo a alguna manifestación artística, sin embargo la cultura es mucho más que las artes. Podemos decir que la cultura es todo aquello que el animal humano ha creado, desde las herramientas prehistóricas, pasando por el lenguaje abstracto, hasta los autos eléctrico y naves espaciales.

La cultura según Clifford Geertz, importante antropólogo de la Universidad de Harvard, es un sistema ordenado de significaciones y símbolos en virtud de los cuales los individuos definimos nuestro mundo, expresamos nuestros sentimientos y formulamos nuestros juicios.

Leslie White, también antropólogo, distinguió tres componentes fundamentales de la cultura: lo tecnológico, lo sociológico y lo ideológico.

La cultura, Según Albert Kroeber, es un continuum extra somático (no genético) y temporal de cosas y hechos dependientes e independientes del estudio y la simbolización. La cultural consiste en herramientas, implementos, utensilios, vestimenta, ornamentos, costumbres, instituciones, creencias, rituales, juegos y lenguaje”.

Después de este breve acercamiento antropológico podemos asegurar que la cultura es todo lo humano no genético, todo lo que tenga como origen la imaginación y la capacidad simbólica de mujeres y hombres. Es decir, todo el conjunto de información ordenada y definida en forma de ideologías, técnicas e interacción social temporalmente aceptada. Entonces la cultura se encuentra en la interacción entre sujeto y objeto, en la interacción entre significados y significantes, y se transforma conforme el paso del tiempo.

Pero, ¿porqué es importante el análisis de la cultura? Pues por la simple y sencilla razón de que para poder accionar de manera significativa y orientar a la humanidad hacia un cambio o transformación social positiva es fundamental conocernos y comprendernos a nosotros mismos desde la raíz, ya que la cultura no es algo que se halla creado ayer de forma espontánea, la cultura es milenaria, está con nosotros desde los orígenes.

La culturología es una subrama de la antropología social, la cual centra su objeto de estudio en el conocimiento del ser humano, al igual que las costumbres, mitos, creencias, normas y valores que guían y estandarizan su comportamiento como miembro de un grupo social. En la actualidad, un antropólogo cultural se dedica a estudiar y examinar todos los tipos de conducta.

La teoría culturológica es una teoría de la comunicación creada en la década de los sesenta del siglo pasado, la cual determina que el individuo toma parte de una experiencia universal cuando participa en la cultura. Esta teoría coloca un peso muy representativo en los medios de comunicación para la construcción y transformación de la cultura.

La sociología, desde sus orígenes, también se ha interesado por comprender el fenómeno cultural. Emile Durkheim, padre de la disciplina, se aproximó a este concepto desde su teoría de las representaciones colectivas, fundamentadas y estructuradas desde las representaciones religiosas, medio por el cual el hombre prehistórico trató de comprender y darle forma al mundo que lo rodeaba. Durkheim también creía que las representaciones colectivas, y por lo tanto la cultura, eran un fenómeno estático y rígido, sin necesidad de cambio y una responsabilidad individual de adaptarse al entorno social sin generar conflictos. Hoy en día estas características ya no son consideradas como factores reales de la cultura, ya que se sabe que la cultura de los pueblos se ha transformado a lo largo de la historia universal.

Max Weber, sociólogo decimonónico, aseguró que en la acción social está contenida toda la conducta humana en la medida en que el actor le asigna un sentido subjetivo, sin embargo la significación de la acción social depende también de los “receptores”, de quien la recibe, por lo que la cultura se encuentra en constante construcción a través de la significación subjetiva y colectiva de la conducta humana, es decir, a través de la comunicación. Si esto es así entonces podemos asegurar que en la conducta de las personas podemos “leer” la cultura a la cual pertenecen.

Otro sociólogo que abordó de relevante manera el tema de la acción social fue Talcott Parsons, quien en su teoría general de la Acción Humana asegura que existen diferentes sistemas que influyen en cada uno de los sujetos o individuos que forman parte de una sociedad. Estos sistemas construyen nuestras estructuras simbólicas, determinan nuestra interacción social e influyen en nuestro organismo. Él hablaba sobre cuatro grandes sistemas: el cultural, el social, el orgánico y el de la personalidad.

El sistema social es el sistema de integración e interacción humana, es aquí donde se da el proceso de socialización, a través del cual nos culturalizamos. El sistema orgánico es el sistema biológico, nuestras características genéticas. El sistema cultural es el portador de sentido, es el sistema donde se encuentran acumuladas todas las estructuras simbólicas. Y por último, el sistema de la personalidad, que es independiente en cada sujeto o individuo, es el que nos hace ser únicos y le da sentido a toda acción humana.

Parsons reconoce el impacto que tiene el sistema cultural sobre todos nosotros, un sistema que estructura nuestra percepción del mundo, pero también acepta y reconoce que pueden llegar a existir individuos que realicen aportaciones constructivas o destructivas a la cultura, es aquí donde radica la importancia del sistema de la personalidad y su integración en el social, por que a través de esta interacción es como el sistema cultural es transformado. De aquí proviene la idea de que los cambios sociales comienzan por los individuos.

En resumen se puede decir que el análisis de la cultura es analizar la conducta humana y los significados que se ven involucrados en ella, tomando en cuenta el contexto y las características individuales de cada sujeto, por lo que el análisis de la cultura deberá de ser siempre cualitativo. Lamentablemente no todos somos Einstein para que nuestro sistema de la personalidad revolucione nuestros sistemas sociales, culturales y orgánicos. Pero basándonos en el análisis de la cultura y haciendo una reflexión de quienes somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos, podemos entender gran parte de la realidad social y tratar de transformarla para lograr un futuro mejor…

ABR.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s